19 de diciembre de 2015

Pregunta dudosa

Muchas son las veces que lanzamos esa pregunta al aire de nuestro interior y que, tanto nos centramos en responder: “¿Estoy bien? ¿Estoy mal?”.  Y es que inquieta, nos mueve (mejor dicho, nos pierde) el hecho de dar con la respuesta, de afirmar la que ya pensábamos como solución o de desechar la que no aceptamos. En el fondo es enfrentarnos a una pregunta bastante ambigua y subjetiva, por tanto, convendría más bien desarrollar cuestiones menos cuestionables y que posean una respuesta más útil.

 A mí, en particular, la pregunta que más me ayuda es “¿Estoy en el camino correcto o no?” y función de ello, darme cuenta de si lo hago bien o mal, que es algo que realmente afecta al estado personal de alguien.
Publicar un comentario