2 de agosto de 2016

Navegando por la vida

Puede que nuestros barcos sean idénticos
pero no son ellos ni mucho menos culpables de,
en mitad de esta tormenta,
tener distintos rumbos y que,
a pesar de todo,
jamás choquen el uno con el otro...
Publicar un comentario