11 de agosto de 2014

Espérate a que lo vean

Por mucho esfuerzo, ganas y méritos le pongas a las cosas, aún con todo eso muchas veces se necesita de perspectiva temporal para que el resto del mundo te lo reconozca. Puede resultar un poco injusto que después de haber estado un temporada dejándote la piel, el sudor e  incluso la sangre, tengas que esperar una segunda época para que, lo que hubieses regado dé sus frutos. Pero pensándolo desde otro punto de vista, si no existiese ese tiempo necesario para que las cosas obtengan su reconocimiento, todo se haría más fácil, habría más competencia y, también sería más frágil y efímera. Ya que, después de haberse tirado meses o años hasta conseguir algo y no ver directamente el reconocimiento que ello supone, muchos tiran la toalla aún habiéndolo conseguido pero por no ver reacciones a ello, se rinden.
A veces hay que ser mucho más persistente de lo que se requiere para conseguir el éxito, ya que puede que esté un poco más lejos de lo que nos habíamos planteado inicialmente.
Publicar un comentario