22 de junio de 2014

Una tregua veraniega

Puede que suene a utopía, a plan imposible de llevar a cabo, pero creo que no debería de ser así ya que, en el fondo de él hay una necesidad-interés que son universales: pasarlo bien y tener momentos inolvidables (pese a que algunos sólo sean fugaces). Aunque sea algo tan simple y a la vez, tan difícil de realizar, estaría genial que en un época como es el verano, al menos sí se diera plenamente el hecho de ese buen rollo los unos con los otros.
Con tres pasos valdría para que esto se efectuase. Primero, deberíamos concienciarnos a nivel personal de que sí se puede y no desconfiar de que los demás no lo harán, si no existe una base sólida no sé podrá hacer nada, aunque se quiera y se intente por todos los medios. En segundo lugar, estaría el puesto de abrirse y mostrar de forma real esa concienciación previa al resto de personas, al igual que ellas lo muestren hacia ti, sólo entonces se podrá acceder al tercer estrato. Teniendo ya aprendidos ambos pasos anteriores, sería cuestión de enlazar a personas (o grupos de personas) en orden de sus necesidades-intereses, y si no existe esa concordancia, dejarlo pasar sin más y facilitar que la otra persona encuentre dicha concordancia con otra y tú también, pero sin poner trabas ni perder tiempo innecesario. Tal vez el concepto de "necesidad-interés" resulte demasiado crudo y bruto o que se le atribuya cierta connotación negativa, pero es tal que así aunque no visto de este modo. Todos tenemos necesidades e intereses en menor o mayor medida, lo nocivo de este asunto es que la concordancia que debe existir desaparezca o que nunca estuviera.
Finalmente, podríamos ganar de esto llegar a ser como una bandada de pájaros que se dirigen hacia su lugar migratorio (o de vacaciones, en nuestro caso) que no se chocan entre unos y otros mientras vuelan , van en perfecta sincronía, sería hermoso poder llegar a hacer eso, ¿no? Además, se facilitaría mucho la comunicación (cuando a lo mejor ocurre que las personas queremos empezar a hablar, o besarnos, o tener sexo, o declararnos, o ayudarnos, o planear cosas en común: viajes, aficiones...), esa comunicación que aún, en muchos casos, nos falta y no utilizamos libremente para tener un verano ideal.

Publicar un comentario