26 de junio de 2014

Saber qué saber

Se tiene bien entendido el hecho de que el saber es algo primordial para las personas, es algo beneficioso, que nos ayuda a expandir nuestra visión, a madurar nuestros pensamientos. Pero lo que no queda tan claro es otro hecho, ¿puede existir el exceso de saber?, ¿llegaría a ser malo en determinadas situaciones? No hace falta responder, a veces se experimenta esa sensación de "no debería haberme metido en esto" o aquella otra de "ahora que sé esto, no se me irá fácilmente de la cabeza", puede llegar a ser un estorbo el pisar áreas que, para nuestra persona serán nocivas...
Saber está muy bien, pero tener un cierto control sobre que sí y que no, está mejor, porque saber una simple cosa mala puede que colapse durante cierto tiempo tu capacidad para saber muchas más, enriquecedoras y que te ayuden.
Publicar un comentario