2 de junio de 2014

Pasado, motor oculto del futuro

Hay veces en las que te paras a pensar "Y bueno, ¿cómo saco yo esto adelante?", "¿Podré con ello? Tal vez no...", afrontar el futuro a veces asusta e impresiona un poco (más de la cuenta, la verdad) aunque no debería porqué ser así, si te pones a recordar esos logros que tienes, que ya son tuyos, ¿no deberías sentirte con orgullo por haberlos hecho? E incluso, podría compararse lo que has hecho ya con lo que te queda por hacer y puede que concluyas que por lo que has pasado ya, fuese más duro que por lo que vas a pasar.
Por eso, merece la pena más hacer esta reflexión sobre el pasado, sacar fuerzas y valor de ello antes que marearse intentando encontrar una respuesta a aquellas preguntas iniciales a cerca del futuro.
Personalmente, este pensamiento me ha ayudado con éxito siempre que he tenido que enfrentarme a algo nuevo o a algún evento importante (ya sea negativo o positivo), prepararme un poco antes de lo que está por venir no es que me haya quitado los nervios (cosa que, siempre pienso que está presente, aunque no quieras, los nervios son inmortales hasta que no pasas por lo que tengas que pasar), pero al menos, me siento con más ganas y más preparado para que venga lo que tenga que venir...
Publicar un comentario