15 de marzo de 2012

Pasado marchado

El pasado o el presente muerto, lo mismo son, o mejor decir eran.
No hay mejor imagen para saber lo que es el pasado que una fotografía revelada, lo puedes ver, lo puedes palpar mentalmente, pero no puede volver a ser vivido o cambiado, lo hecho hecho está y lo no hecho, también.
Lo pasado está hecho para tenerlo en cuenta, pero no para tenerlo en mente. Si no quieres que te asalten los fantasmas del pasado, mejor darle un buen entierro al pasado, meterlo en una tumba mental y recordarlo, solo recordarlo para saber cómo llegaste hasta el presente, cómo has llegado a ser la persona que eres...
Sin querer quererlo, a veces el presente se hace pasado demasiado rápido, otras, demasiado lento. Pero eso es porque los sentidos nos engañan, y van en nuestra contra y en la del tiempo. Controla los sentimientos y controlarás el paso del tiempo.

Y, si algo de tu presente se va, no tiene porqué irse de tu futuro también, puede volver de tu pasado de nuevo, o mejor decir de viejo.

Lo más importante es no pararse a pensar en el paso del tiempo, tú pasa de pensar en el paso y paso a paso sin pensarlo el tiempo pasará y lo habrás vivido, lo habrás disfrutado o lo habrás sufrido.

Y siempre, siempre, siempre, clasifica y diferencia lo que es el pasado, el presente y el futuro, que el párrafo que leíste antes no es este que estás leyendo ahora, que este que estás leyendo ahora no es el que leerás a continuación...
Publicar un comentario