14 de marzo de 2012

Fallos acertados

Cuando uno piensa en la palabra fallo, piensa inmediatamente en algo negativo, algo que no debe de ser como es, algo defectuoso o carente de beneficio. Pero eso solo es así si aislamos el fallo, el acto puntual de fallar es lo malo en sí mismo... Pero lo que viene después, a largo o a corto plazo, es efecto directo causado por ese fallo.
Si fallas, pierdes una oportunidad, pero ganas las demás oportunidades que quedan aún por probar. Tal vez el fallo sea a veces acertar de forma no deliberada, acertar de primeras, para luego arrepentirse y verse atrapado o decepcionado por no encontrar lo que se esperaba.

 Fallar es la vía para alcanzar el acierto que tú esperas, tarde o temprano, tiene que llegar.
Todo depende de como lo mires, lo que para unos es un fallo irremediable, para otros es una lección envidiable.


Publicar un comentario