9 de agosto de 2016

De mucho pedir y de poco hacer

Que no quepa duda de que vivimos en un mundo de mucho pedir y de poco hacer, no solo hablando de amor y de justicia... Atrincherados en el exceso y en la codicia nos encontramos más vacíos que nunca, ¿de qué nos sirve esto? Y más allá, ¿cuándo nos daremos cuenta, como conjunto, de que esta estructura es menos fiable que un castillo de naipes?

Nos hacemos llamar ‘sociedad’ cuando el factor que más flaquea es ese mismo, el social. No se encuentra nada de social en asesinar, marginar o desfavorecer a ciertos grupos de personas por ser distintas o porque históricamente hayan estado subyugadas a barbaridades que hoy día siguen vivas en otras atrocidades de actualidad.
Publicar un comentario