15 de julio de 2015

Desde que tengo uso de... internet

Es un lugar raro, pero no deja de ser un lugar como cualquier otro aunque no sea físico. Parece que, por sus características, en él ocurren cosas que en otros no (más libertad, menos presiones, etc.), irónicamente estando encerrado en un ordenador, en un teléfono móvil... También esto implica un mayor factor de malentendimiento a la hora de comunicarse, o mayor margen para poner excusas.

Aunque te sientas cómodo y en tu lugar, jamás puedes tener seguridad, porque lo que te rodea, más que nada es imaginado, fantasías que se convierten en más relevantes y sólidas que las propias verdades. Y a muchas de esas fantasías, le asignamos un puesto y una importancia que no se merecen ni de cerca, ni de lejos.

Un lugar en el que incluso llegan a señalarte por ser tú mismo, pero claro, no en el buen sentido la mayor parte de las veces. No te amilanes, tú quieres estar aquí para ser tú, no con el fin de llamar la atención como un niño dando pataletas para que se le haga caso (asumiendo que no eres de esas personas, y si lo eres, al menos, reconócelo). Al final, con algo de esfuerzo y con algo de suerte, terminarán por darte la razón aquellos que no te comprendieron, terminarás por ayudar a otros sin tan siquiera darte cuenta.

Resumiendo el parte meteorológico, lluvia de críticas a lo real y otra de halagos para lo artificial.







Publicar un comentario