6 de marzo de 2013

De querer conseguirlo a conseguir lo que quieres.

No son lo mismo, pero ambas cosas tienen una relación en común. Lo que las diferencia es la actitud de el que las piensa, no todo el que quiere conseguir algo, consigue lo que quiere. La diferencia es la búsqueda de ello, moverte por lo que quieres, no quedarte quieto o resignado pensando que jamás conseguirás lo que quieres sin tan siquiera darte la oportunidad a ti mismo de demostrarte lo contrario.
Lo que está claro es que si no buscas, no te mueves, nadie va a hacer dicho esfuerzo por ti, y si lo hiciera alguien, ¿qué gratificación da el conseguirlo?
Otro efecto que tiene el conseguir las cosas, aparte de la posible satisfacción personal, es el darse cuenta de , justamente cuando lo consigues de si eso es lo que querías o no, si es lo que buscabas o no, y no antes de conseguirlo.
A veces nos encontramos con factores externos que nos afectan de una u otra forma, nervios, presión, miedo a "...", comentarios de otras personas, etc. Hay, aunque algunos se olviden de ello, un pasito antes del conseguir lo que quieres que es conseguir sobrepasar esos factores, que es fundamental, ya sin pasar por ese paso, finalmente no llegas a nada, te bloqueas, te cierras, te niegas a poder hacerlo, cuando en realidad no debería ser así.
¡Eh! Tú, personita que ha leído esto, que sepas bien que con ánimo puedes conseguir todo lo que te propongas siempre y cuando tengas claro que tienes capacidad para ello, a veces, habrá veces que todo esté en contra tuya, y es en esas cuando sale lo mejor de ti, no lo desaproveches.
Publicar un comentario