5 de marzo de 2012

Principio y/o fin

¿Qué mejor que empezar por el principio? Sinceramente, es lo primero que se me ha ocurrido expresar como inicio del blog.
El inicio, el comienzo, el principio, todos estos significantes remiten a un único significado, único pero que puede ser de muchas maneras. Hay inicios que los afrontas con miedo, con incomprensión, con temor a lo que está detrás de él; otros, en cambio, son inicios esperanzadores, que te ilusionan, que quieres empezar a vivirlos y no acabarlos jamás. Pero eso no puede ser.
¿Un comienzo conlleva un final? Tal vez pienses que no, pero solo se piensa en un único final para un comienzo, pero no es así, un único comienzo puede derivar muchos finales que no son ciertos, pero que están ahí, que pueden plasmarse como reales, pero finalmente, final plasmado sólo hay uno, pero nunca determinado desde el inicio... ¿O tal vez sí? Solo se puede saber la verdad, llegando a ella, solo puedes saber el final, finalizando lo que se inició, para siempre.
Igual que los comienzos, los finales los afrontamos de diferentes formas y con distintas sensaciones, finales angustiantes, que no quieres creer que llegarán algún día; finales que te dejan con ganas de más; finales que no acaban como pensabas; finales que no acaban; finales que no merecen ser finales; finales que te abren las puertas a otros comienzos, no tienen porque ser mejores, sino solo distintos.
Y es que, creemos que son dos cosas contrarias, pero un final puede ser un comienzo y viceversa, según quien lo mire y cómo quiera ser mirado.
Sea comienzo ó final, es lo menos importante, en lo que hay que centrarse es, en lo intermedio, en lo que conecta inicio y fin, la historia que está circunscrita a ellos. Hay personas que se quedan contemplando el principio o el final de algo, pero no contemplan ese algo, el devenir del mismo...
Hablando de este tema tan cíclico, creo que va llegando la hora de finalizar esto que escribo y empezar a pensar en otro comienzo. Claramente, el fin de las palabras es puesto por quien las lee y no por quien las escribe, es tu decisión qué hacer con estas que acabas de leer profundamente o simplemente leíste por encima.

Publicar un comentario