13 de noviembre de 2013

Plenitud inaccesible

Si coges A, tienes que dejar B y si quieres B, tendrás que soltar A, y no estrictamente porque sea una prohibición o una paradoja quedarte con ambas. Si no que, digamos que si cargamos con el doble de peso, el esfuerzo que hagamos también será el doble, que nuestra integridad, se verá partida en dos en el caso de quedarnos con A y B. Es cierto que hay personas que pueden, o que llevan (ensimismados) adelante eso de acarrear varias cosas a la vez, pero lo que también es cierto, que esas no pueden disfrutar de la vida de manera más plena que otras que no decidieron cargarse tanto. Siempre tenemos que analizar lo que podemos soportar sobre nuestras espaldas, ya que si no lo hacemos y nos cargamos demasiado, nos dejará un problema crónico, un "dolor de espalda" existencial. Que cuanto menos cosas ocupen tus manos, más ocupará tu felicidad, y por consiguiente, te puedes entregar más a lo menos y menos a los más.
Que no se vive más plenamente cuantas más cosas se tengan, ni tampoco cuantas menos, sino cuando eres consciente y capaz de reconocer que es lo justo para ti.
Publicar un comentario